55 Horizonte 2010

Trabajo de Lourdes de la Riva

La búsqueda de respuestas en la naturaleza y la relación del individuo con su entorno son dos constantes que atraviesan todo el trabajo de Lourdes de la Riva. Alternando sus investigaciones sobre el individuo los contextos natural y urbano/artificial, de la Riva llega ahora  a un momento de exploración sobre la ilación entre estos dos a través de la mano productiva y el efecto muchas veces destructivo del ser humano. Los espacios que ocupan la naturaleza y el entorno construido (tanto físico-geográficamente como en el imaginario social y cultural), dejan de estar bien delimitados por una especie de acuerdo tácito para entrar en una etapa de conflicto, de guerra de baja intensidad en la que cada uno busca ganar territorio y expandirse sobre el otro. La ciudad crece descontroladamente sobre barrancos, montañas y áreas anteriormente cubiertas por densas capas de vegetación y sus ecosistemas. La naturaleza, por su parte, lucha por recuperar lo que le pertenece destruyendo construcciones, provocado hundimientos, reclamando espacio y soberanía. Así, desde sus primeros trabajos, el contexto se ha configurado como la más profunda preocupación de esta artista que, a través de técnicas heterogéneas e investigaciones constantes, nos ha sabido hablar de mundos en tensión.

 

Horizonte 07 por Lourdes de la Riva

Horizonte, una muestra del trabajo reciente de la artista, sintetiza una de las dicotomías de la sociedad moderna en cuanto al medio ambiente se refiere pues no es la idealización de la naturaleza o, por el contrario, la exacerbación del progreso sino precisamente el equilibro entre las dos posturas lo que ocupa su atención. Por un lado, la poesía inherente a lo natural, el idilio del campo y del paisaje así como sus infinitas posibilidades de metáfora y significación. Por otro, la pugna de la que hablábamos antes: la lucha de la naturaleza por llevar al mundo a su estado primigenio y la destrucción como parte intrínseca del ciclo de la vida y también del proceso creativo.

 

En la mayoría de obras que conforman la muestra nos encontramos con una manera lógica y coherente de entender y representar esa contradicción: la artista busca, en restos de casas y construcciones vinculadas a su vida y su historia, vestigios pero también posibilidades no sólo de belleza sino de todo aquello que las estructuras mismas impiden: naturaleza, paisaje, vida y creación natural. Es precisamente a través de un proceso inversamente análogo al que se lleva a cabo “naturalmente”, que de la Riva devuelve a la naturaleza el espacio que le ha sido usurpado. Pero esta búsqueda resulta también en una reflexión sobre los ciclos y los procesos creativos: de los escombros surge la vida, aunque sea en apariencia. Los perfectos paisajes compuestos por grietas, manchas y deterioro, y que algunas veces recuerdan los ukiyo-e y otras el paisajismo del siglo XVIII, son un último intento por buscar belleza en el deterioro y hacer de las ruinas de lo concreto, un nuevo entorno, un nuevo hogar.

 

Horizonte 08 por Lourdes de la Riva

Por otro lado, imágenes abstraídas y manipuladas de magueyes dan lugar a paisajes de otro tipo: más indómitos, menos familiares aunque paradójicamente más cercanos al elemento que les da origen: la naturaleza misma. Esos elementos vegetales, parte del entorno cotidiano de la artista, también se extrapolan para convertirse no sólo en contexto sino en universo, en espacio que contiene todo y en el que la vida vuelve a ser posible. Además, un video interpreta la idea de límite y horizonte a través de tres recorridos distintos. En él se habla del pasaje de un lugar a otro, de la transición de lo natural a lo artificial (y viceversa), de la creación y también de la vida.

 

Todas estas indagaciones, desde la forma y la imagen, confluyen en el horizonte sensible, una adaptación de la línea que separa cielo y tierra pero que está determinada por el paisaje local, por el contexto. Es ese límite, el que también simboliza la separación entre los mundos a los que toda la serie hace referencia, el que une cielo y tierra, natura y artificial, ficción y realidad. Es sobre esa división, real y metafórica, que esta exposición propone meditar. Y a través de su recorrido que entendemos la relación del ser humano (y de la artista) con la natural y lo artificial, con el punto de encuentro entre los dos mundos.

 

Emiliano Valdés

Marzo/2010

License

Nagari #1 Copyright © 2011 by Proyecto Setra. All Rights Reserved.

Feedback/Errata

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *