29 De sueños y viajes

por Rosana Alonso

En aquella época, en cuanto salía del portal, enfilaba la calle Gutierre de Cetina  en dirección al  barrio de  Bilbao. y me acercaba a las chabolas para dejarme engatusar por las ofertas de droga de los chicos gitanos. Después de la dosis me iba al  Parque Arriaga y siempre acababa tumbado en la hierba  con mis colegas contemplando el cementerio de la Almudena. Por las noches soñaba que  el mar había invadido el cementerio de mi ciudad de interior; un mar antiguo y tranquilo.

Pasado un tiempo, los malos viajes ocuparon el lugar de aquel sueño recurrente. Eran días extraños y muchos murieron, yo conseguí sobrevivir como un náufrago agarrado a su tabla.  Y sin embargo, en el entierro de Toño, justo al lado de su tumba, encontré una caracola. Todavía la conservo,  a veces se oye el mar.

La Lujuria del Viento por Ricardo Goldman

License

Nagari #1 Copyright © 2011 by Proyecto Setra. All Rights Reserved.

Feedback/Errata

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *